El Puig y la Cova de Sant Martí

Puig de Sant Martí

El Área Natural de Especial Interés del Puig de Sant Martí de 185 hectáreas, constituye un paisaje montañoso casi desprovisto de arboleda y donde predomina el carrizo. Sin embargo, la importancia de esta zona se debe a las impresionantes vistas de Alcúdia que se pueden observar desde su cima a la que podemos llegar a pie, en bicicleta o en vehículos rodados.

Es una monumental atalaya natural de 266m de altitud con una gran pendiente y su formación geológica se compone principalmente de materia calcárea.

Resultante de la degradación de los bosques de encinas, perdura una garriga de baja densidad, acompañada de lentisco, aliaga, palmito y "càrritx" (carrizo).

Las aves estan representadas por una diversidad de especies entre las que encontramos ruiseñores, carboneros, reyezuelos y en épocas frías zorzales y petirrojos.

En la parte inferior de la montaña destaca la presencia de una cavidad natural con una capilla habilitada en el interior, la Cueva de Sant Martí, que data de época romana y que está frecuentada por dos especies de murciélago protegidas.

Si buscamos emociones fuertes y disfrutar del paisaje, debemos tener en cuenta que es desde este punto de donde despegan los vuelos en parapente y Ala Delta.

Cova de Sant Martí

Situada al pie del Puig de Sant Martí, a 5 kilómetros de Alcúdia nos encontramos con un lugar único donde la tradición y la fe se dan la mano desde tiempos inmemoriales. Allí, los primitivos cristianos se reunían de forma clandestina cuando su culto estaba prohibido, utilizando la cueva como santuario.

La cueva natural se comunica con el exterior por una escalera excavada en la propia roca. En la sala grande encontramos dos capillas  a las cuales se entra por un arco de medio punto con vuelta de crucería. De época medieval y de estilo gótico, las capillas cuentan con un altar y un relieve que contiene las imágenes de los santos Martí  y Jordi respectivamente. La capilla de la derecha, dedicada a Sant Jordi, es la más moderna al datar del 1632 y representa a Sant Jordi  en el momento en que mata al dragón. A la izquierda se sitúa la capilla dedicada a Sant Martí, de la que desconocemos el momento de su creación.

Se celebró culto en la cueva hasta el año 1827 y a partir de ahí se prohibió debido al mal estado del santuario. Estuvo cerrado hasta el año 1886,  en que se restauró, pudiéndose visitar en la actualidad.

¿Dónde está?