Iglesia de Sant Jaume

En el año 1285, Alcúdia ya era una parroquia independiente. La primitiva iglesia parroquial de Sant Jaume se inició en tiempos de Jaume II que en el año 1302 compró los terrenos para su construcción pero no fue hasta bien entrado el s.XIV cuando se pudo celebrar el culto en su interior. Este primer templo estaba formado por una sola nave compuesta por 8 arcos apuntados. Destacaban en ella diversos altares adosados a las paredes laterales además del altar mayor. El precario estado de la iglesia y las abundantes lluvias provocaron que en febrero de 1870, ésta se viniera abajo, quedando intactos el campanario, la Capilla del Sant Crist y la sacristía. El pueblo consiguió salvar los altares, las figuras de los santos y las reliquias.

Las obras de construcción del nuevo templo empezaron en 1882, gracias al apoyo del rector mossèn Joan Ferragut y del consistorio municipal. Fueron dirigidas por Miguel Pavía, aunque Bartomeu Ferrà también intervino en la reconstrucción

En el 1893 quedó reconstruida la nueva iglesia respondiendo a un lenguaje neogótico que seguía los criterios historicistas propios del momento de su construcción. 

Se trata de un edificio de una sola nave cubierta por una bóveda de crucería. La planta tiene forma de L invertida debido a la profundidad de la Capilla del Sant Crist. Bajo la bóveda hay 13 ventanales que representan diferentes alegorías del Nombre de María y los Diez Mandamientos.

 

La fachada principal es austera. Está formada por un gran portal ojival con la imagen de Sant Jaume (obra de Remigia Caubet) en el interior del tímpano. En el segundo cuerpo se puede observar un gran rosetón, obra del escultor Llorenç Ferrer Martí, que refuerza la iluminación interior del edificio. Sobre él se sitúa un ventanal cubierto flanqueado por seis ventanas a cada uno de sus lados y remata el edificio una especie de espadaña con el escudo de la ciudad de Alcúdia.

¿Dónde está?