VINO DE MALLORCA

La tradición vinícola en la isla comenzó con la llegada de los romanos en el año 123 a.C., los cuales trajeron las vides a Alcúdia y al resto de la isla. Las cientos de hectáreas dedicadas hoy al viñedo de uva autóctona avalan el buen hacer de los viticultores mallorquines. Una cifra que continuamente aumenta, al igual que el número de caldos que se destinan a vinos de nueva generación y a bodegas mallorquinas con denominación de origen. Casi todas ellas incluyen variedades propias como son el moll, macabeo y parellada para los vinos blancos y el manto negro, callet, tempranillo y monastrell en los tintos. 

La región vinícola más conocida es la de Binissalem. Un lugar cuyas tierras ya producían buenas cosechas de uva autóctona hace más de cinco siglos y que garantiza unos caldos que destacan por su buen sabor, profundo color y especial aroma.

El resurgimiento del vino mallorquín en la segunda mitad del siglo XX parte precisamente en esta región comprendida por los municipios de Binissalem, Consell, Santa Maria del Camí, Santa Eugènia y Sencelles. A principios de los años 90 obtienen la Denominación de Origen gracias al trabajo de bodegas como Hereus de Ribas, J. L. Ferrer o Macià Batle. 

Otra gran zona vinícola es la del Pla i Llevant de Mallorca, donde todavía se produce un vino con técnicas tradicionales. Está constituida por 18 municipios que ocupan la parte central y oriental de la isla. En esta región están apareciendo en los últimos años nuevos vinos de diseño de alta calidad. Destacan aquí las bodegas de Miquel Oliver, Jaume Mesquida y Pere Seda. Sus vinos telúricos, frescos y con inconfundibles aromas minerales comparten actualmente calificación con los mejores caldos a nivel internacional. Algunas de estas bodegas forman parte de la “Associació de Bodeguers de les Illes Balears”. 

Alcúdia ha recuperado recientemente la actividad vitivinícola de la Pollentia romana. Forma parte, junto a otros 17 municipios localizados al noroeste de la isla de Mallorca, del área de producción Vi de la Terra Serra de Tramuntana - Costa Nord. Sus vinos son secos, frescos, consistentes, complejos, bien estructurados y marcados por el carácter de la malvasía, que los dota de un potencial aromático en el que predominan las frutas.

Más información en:

BODEGAS MALLORCA